Chezi

Requeridas por los padres Blancos y apoyadas por el Señor Obispo Monseñor Chimole para organizar otra misión en una zona muy abandonada, pobre y extensa, con gente desplazada de sus tierras por la construcción del aeropuerto en ese lugar. Dos hermanas recorren la zona y analizan el territorio para descubrir cual era la necesidad mas apremiante, concluyendo que la mal nutrición es el punto de partida para la misión.
Desde los comienzos, las hermanas y la misión fueron acogidas por las gentes del lugar con cariño, con respeto y con deseos de que aquí se quedara para siempre la marca de Dios. Los niños del poblado de Kavala y de otros poblados de los alrededores, fueron los primeros en ser los amigos y ayudantes de las primeras hermanas; con ellos se comenzó la primera huerta, un pequeño pedazo de tierra que está cerca de la casa del catequista; por las mañanas muy temprano allí estaban para arrancar piedras, raíces, y cavar la tierra; en aquel entonces era el único entretenimiento que tenían, pues no había escuela en toda la zona, y tampoco había sentido de responsabilidad por parte de las familias para que éstos asistieran a ella; los niños sólo servían para trabajar el campo y para deambular en busca de ratones y saltamontes para alimentarse.
Paso a paso se comienza y de inmediato se detecta la gran crisis que produce en la población la cantidad de huérfanos que van quedando a consecuencia de las muertes de mujeres afectadas por el sida, situación que hizo que las hermanas se plantearan la necesidad de construir un edificio donde albergar estos niños, un largo camino que tardará en finalizar porque la población está diezmándose entre las edades de veinte a treinta años, especialmente de mujeres.
Actualmente existe un programa de alimentación para ancianos, las clínicas móviles y el centro para niños huérfanos.
De aquellos principios hasta el día de hoy, hay un largo camino por el que pasaron muchos niños desnutridos, huérfanos, mujeres, ancianos, voluntarios, bienhechores y misioneras;, hasta hoy, se han vivido muchos sueños realizados y también otros truncados; en la vera del camino se han quedado muchos niños desnutridos, muchos huérfanos; para ellos hemos llegado tarde; Chezi sólo fue un trampolín desde donde han partido a la casa de Padre; pero también lo fue para una de nuestras hermanas fundadoras de este centro; ellos desde su estrella, contemplan y velan cada día y cada noche por la misión y sus pequeños habitantes.
DSC00323
DSC00289
DSC00317

MISIONARIES MARY MEDIATRI

P.O Box 33 Mvera (Chezi)
Lilongwe
Malawi
AFRICA
Tel: 00265-999205092
Tel: 00265-888035334
cheziraimbow@gmail.com